martes, 21 de abril de 2015

Greece: What´s next?

Proposals from IMF, EC and BCE does not seem very different from the previous ones. The results where 25 percent unemployment  and the cumulative loss of GDP has approached 28 percent. Difficult to cut pensions, further deregulate  labour market and do a massive privatization that has not worked in other countries.

Solidarity with Greece does not seem to be the main response.......


http://www.brookings.edu/events/2015/04/16-greek-economy-global-partners-varoufakis

martes, 14 de abril de 2015

Secular Stagnation and Fiscal Policy

Coen Teulings and Richard Baldwin start their introduction to VoxEU’s eBook on secular stagnation (Teulings and Baldwin 2014) with the following two sentences:
“Six years after the Crisis and the recovery is still anaemic despite years of zero interest rates. Is ‘secular stagnation’ to blame?”
I think those two sentences embody a confusion that seems to arise when secular stagnation is discussed. For some (Eichengreen 2014) secular stagnation is about a downward tendency of real interest rates since 1980, but for others it seems to be about why recovery from recession has been weak. However I would argue that we know why the recovery has been so slow. It involves just two words: fiscal policy.
As IMF economists Kose et al. (2013) write, “The current and projected paths of government expenditures in the advanced economies are quite different than during past recoveries. During the past recoveries, fiscal policy was decisively expansionary, with increases in real primary government expenditures. This time is different.”
To illustrate the force of this point, I did the following back-of-the-envelope calculation. Suppose real spending on government consumption and investment (hereafter G) had grown by 2% per annum in 2010, and in each of the following years up until 2013, in the US, UK, and Eurozone. This would seem to be close to a neutral path for government spending. (Growth in G in the US – which includes expenditure at the state level – was a little above trend in 2008 and 2009 at around 3%, compared to an average of about 2.3% growth over the previous decade.)
A counterfactual without austerity
If G had followed this trend path, the level of G by 2013 would have been around 15% higher in the US, a bit less than this in the UK, and about 10% higher in the Eurozone. This indicates the extent of austerity that occurred from 2010 onwards. The question then becomes what sort of multiplier to apply to this number. I have used a multiplier of 1.5, which I think is reasonable for three reasons:
  • First, when nominal interest rates are at the zero lower bound there are good reasons for expecting multipliers to be large.
  • Second, in many countries fiscal consolidation included large cuts in public investment, which may have additional negative supply side effects.
  • Third, the fact that G is higher in all three areas in this experiment should reduce the extent of import leakages.
  • I assume the multiplier is instantaneous just for simplicity. Remember as well that I am ignoring changes to taxes and transfers, which from 2010 also tended to be contractionary. I am also assuming that none of the positive effects on GDP that I describe below would have been offset by a tighter monetary policy, but the point of the exercise is partly to argue that at some point they might well have been.
With this multiplier, higher G would have by 2013 raised the level of GDP by over 4% in the US, over 4.5% in the UK, and nearly 4% in the Eurozone. To put this in terms of changes, US GDP growth would have averaged 3.2% over those four years, rather than the actual average of 2.2%. We would probably have described that recovery as robust rather than anaemic.
A more comprehensive measure of fiscal stance is the underlying or cyclically adjusted primary deficit, as calculated by the OECD or IMF. Using this measure to gauge the impact on GDP suffers from the drawback that tax or transfer changes probably have smaller multipliers than government spending changes. However even if we make the quite conservative assumption that every 1% reduction in the underlying primary deficit reduces GDP by 1%, then we get changes in GDP by 2013 of the same order of magnitude as those already calculated. (Jordà and Taylor 2013 estimate larger GDP effects in recessionary periods, but with significant lags.)
We can compare this simple calculation with more sophisticated evidence for the Eurozone. Using the Commission’s QUEST model, in ’t Veld (2013) calculates that GDP would have been around 4.5% higher in the Eurozone in 2013 in the absence of fiscal consolidation from 2011 to 2013. Holland and Portes (2012) using the NIGEM model come up with similar numbers.
 
 
The impact of no austerity on the level of GDP by 2013 exceeds most current estimates of the output gap in all three areas. Figure 1 above plots the log of actual GDP in the US against the no-austerity counterfactual and the CBO’s estimate of potential GDP. Current output gaps may be underestimated, but the key point is that with GDP this much higher, it seems unlikely that interest rates would still be at the zero lower bound in all three areas. As a result, not only would we not be talking about an anaemic recovery, but we would no longer be wondering if interest rates would ever rise above the zero lower bound.
Government debt and the safe asset shortage
We can make the same point another way, by looking at the ‘safe asset’ explanation for low real interest rates which a number of economists have investigated, and which is put forward in the same eBook by Caballero and Farhi (2014). The argument is that low real interest rates primarily reflect a shortage of safe assets. Government debt is – Eurozone problems aside – a safe asset. The counterfactual I talked about above would have resulted in additional government debt, thereby reducing the shortage of safe assets.
As Caballero and Farhi stress, government debt is only a safe asset if markets believe governments have the fiscal capacity to at least sustain those debt levels once the recovery is complete. (At that point net debt could be reduced, but the level of safe assets maintained, by the government investing in a sovereign wealth fund.) This gets to the heart of the austerity debate. Those who argue that the no-austerity counterfactual was not feasible suggest that, because we entered the recession with unusually high levels of debt to GDP, allowing government spending to grow at trend would have made future levels of debt unsustainable. The safe assets argument suggests there was no question that the market would reject higher levels of debt immediately – instead they would welcome it. As a recent IMF evaluation concluded (IMF 2014), the Eurozone panic was an unfortunate red herring that led some policymakers astray. So the argument that we had to start reducing the level of government debt immediately must depend on the proposition that higher levels of debt would have become problematic at some point.
This argument seems very weak. The UK has past experience of much higher debt levels than today. US levels of tax are relatively low and nowhere near any Laffer maximum. A good deal of the austerity enacted involved cutting back on investment, whereas an efficient policy would have been to bring forward investment when interest rates were so low. As a result, it seems reasonable to conclude that the anaemic recovery from the financial crisis among the advanced economies reflects a policy choice to embark on early austerity, a choice that could have been avoided.
Austerity and low real interest rates
This is not meant to detract from what I regard as the central question in the secular stagnation debate, which is why the level of the ‘natural’ real interest rate seems to have fallen steadily since the 1980s. To the extent that a low natural real rate meant that the zero lower bound was hit earlier, it makes the questions posed by Teulings and Baldwin quoted at the start relevant. Low real interest rates allowed austerity to produce a weak recovery, because monetary policy was less able to offset its effects. However making clear the role that austerity has played in producing a weak recovery clarifies the secular stagnation debate in two respects:
  • First, if without austerity interest rates were no longer at their zero lower bound, there would be less need to produce models, like that set out by Eggertsson and Mehrotra (2014), which produce negative natural real natural rates.
  • Second, it would allow a clearer distinction between the secular stagnation issue and questions about future supply side growth, and whether the two are connected or not.
References
Caballero, R J and E Farhi (2014), “On the role of safe asset shortages in secular stagnation”, in Teulings and Baldwin (2014).
Eggertsson, G B and N Mehrotra (2014), “A model of secular stagnation”, in Teulings and Baldwin (2014).
Eichengreen, B (2014), “Secular Stagnation: The long view”, NBER Working Paper 20836.
Holland, D and J Portes (2012), “Self Defeating Austerity?”, National Institute Economic Review 222.
IMF, Independent Evaluation Office (2014), “IMF Response to the Financial and Economic Crisis”, Washington: IMF.
in ’t Veld, J (2013), “Fiscal consolidations and spillovers in the Euro area periphery and core”, Economic Papers 506, European Commission Directorate-General for Economic and Financial Affairs.
Jordà, O and A Taylor (2013), “The Time for Austerity: Estimating the Average Treatment Effect of Fiscal Policy”, NBER Working Paper 19414.
Kose, M A, P Loungani, and M E Terrones (2013), “Why is this global recovery different?” VoxEU.org, 18 April.
Teulings, C and R Baldwin (2014), Secular stagnation: Facts, causes, and cures, VoxEU eBook, August.
This article is published in collaboration with VoxEU. Publication does not imply endorsement of views by the World Economic Forum.
To keep up with the Agenda subscribe to our weekly newsletter.
Author: Simon Wren-Lewis is a professor at Oxford University and a Fellow of Merton College.

miércoles, 8 de abril de 2015

Growth Outlook for Latin America 2015

The Economic Commission for Latin America and the Caribbean (ECLAC) has revised downward its economic growth projection for the region in 2015, forecasting a 1.0% increase in the regional Gross Domestic Product (GDP), the United Nations organization said today in a press release.
This revision reflects a global environment characterized by less economic dynamism than what was expected at the end of 2014. With the exception of the United States, industrialized countries have revised their growth estimates downward, and emerging economies continue to decelerate. The region is expected to keep economic growth at around the same level as in 2014 (1.1% according to the ECLAC’s annual report Preliminary Overview of the Economies of Latin America and the Caribbean 2014).
In the subregions, ECLAC forecasts growth of nearly zero for South America, while Central America and Mexico should reach 3.2% and the Caribbean 1.9%.
In addition to lower growth in the global economy, there is also an impact from greater international financial volatility due to very expansive monetary policies in Europe and Japan, combined with expectations that the United States will raise interest rates. Meanwhile, the end of the so-called “supercycle” in commodity prices is affecting several countries in the region negatively.
The particularities of the region’s economies, in terms of their economic structures and their modes of insertion in the global economy, account for the significant heterogeneity in the magnitude and way in which external shocks have affected them. The growth forecasts for economies specialized in commodities production, particularly oil and minerals, have seen the biggest declines (South America and Trinidad and Tobago), while those with greater links to the U.S. economy, and which benefit from lower crude prices, have the best forecasts: Central America and the English-speaking Caribbean.
The countries that will lead the region’s expansion during 2015 will be Panama, with a 6.0% increase in its GDP, Antigua and Barbuda (5.4%), and Bolivia, Nicaragua and the Dominican Republic (5.0%).
 
CEPAL

martes, 7 de abril de 2015

Economia, ideologia y sus intersecciones

Cambridge contra Cambridge
 
 
En lo más hondo de la crisis económica, en el año 2009, Paul Krugman, con la libertad intelectual que le daba el Premio Nobel de Economía, se inventó una división de su profesión y habló de los “economistas de agua salada” (más keynesianos) y los “economistas de agua dulce” (los neoclásicos). Hasta antes de la quiebra de Lehman Brothers ambos grupos habían firmado una falsa paz basada, sobre todo, en la confluencia de opiniones que salvaban a los mercados de sus fallos. Eran los años de la Gran Moderación, en los que las cosas iban básicamente bien. La recesión que llegó terminó con esa paz postiza, durante la cual las fricciones entre ambos grupos de economistas habían permanecido dormidas sin que se hubiera producido ninguna convergencia real entre sus posiciones. Fue entonces cuando Alan Greenspan, que había sido presidente de la Reserva Federal y era denominado “el maestro” por unos y otros, admitió encontrarse en un estado de “conmoción e incredulidad” porque “todo el edificio intelectual se había hundido”.
Un lustro después, aquella distinción krugmanita ha pasado de moda y es difícil encontrar economistas que defiendan a campo abierto la teoría económica que ha llevado al fracaso del pensamiento único neoliberal y a la gestión de la crisis económica más larga y profunda desde los años treinta del siglo pasado. El historiador del pensamiento económico de la Universidad norteamericana de Notre Dame Philip Mirowski se sorprende de que, a pesar de ese fracaso evidente, los neoliberales (los economistas “de agua dulce”) parecen haber eludido toda responsabilidad por propiciar las condiciones para que se materializase la crisis: ninguno de esos profesionales “fue despedido por incompetente. Los economistas no han sido expulsados de sus puestos en el Gobierno. Ningún departamento de Economía ha sido clausurado, ni por sus errores ni como medida de ahorro de costes” (Nunca dejes que una crisis te gane la partida, ediciones Deusto).
Ahora hay una verdadera avalancha de economistas heterodoxos de muy diferentes escuelas. Lo único que les une es la crítica al neoliberalismo y a la escuela neoclásica, y un cierto neokeynesianismo. En el libro citado, Mirowski centra geográficamente esas críticas: sin duda la II Guerra Mundial habría tenido lugar sin Martin Heidegger, Carl Schmitt u otros intelectuales nazis, pero no está tan claro que hubiera ocurrido la crisis económica sin la escuela neoclásica de Chicago. Chicago ha sido el padrino intelectual de la autorregulación que ha llevado a tantos abusos.
Dentro de unos meses llegará a España la obra canónica del economista neokeynesiano australiano Steve Keen (Debuking Economics, traducida Desenmascarando la economía, Capitán Swing). Keen se autodefine dentro de la “tradición científica de Marx-Schumpeter-Keynes-Joan Robinson- Piero Sraffa-Hyman Minsky”. Lo peculiar de este economista es que ha atizado a otros autores pretendidamente keynesianos como Krugman, por ser neoclásicos camuflados: “El establishment neoclásico (sí, Paul, eres parte de ese establishment) ha ignorado toda la investigación de los economistas no neoclásicos como yo por décadas. Así que es bueno ver cierto compromiso en lugar de una ignorancia deliberada o, más probablemente ciega, a otros análisis alternativos”.
Lo único que les une es la crítica al neoliberalismo y a la escuela neoclásica, y un cierto neokeynesianismo
Esta polémica recuerda a otra de hace medio siglo, que fue conocida como Cambridge contra Cambridge y que enfrentó a los discípulos directos de Keynes en el Cambridge británico (Robinson, Sraffa, Kaldor,…) con los del Cambridge de Massachusetts, en EE UU (Paul Samuelson, Robert Solow…). Los norteamericanos llegarían al premio Nobel; los británicos, no. Joan Robinson calificó a los primeros como “keynesianos bastardos”.
En distintas proporciones, los famosísimos Thomas Piketty y Yanis Varoufakis también son economistas heterodoxos. El francés, por haber conseguido con su libro El capital en el siglo XXI (Fondo de Cultura Económica) lo que ninguno de sus colegas antes (ni siquiera Joseph Stiglitz en El precio de la desigualdad, editorial Taurus): introducir la desigualdad en el centro de la política económica tras largas décadas de ser orillada por el pensamiento ortodoxo que la consideraba una característica natural del capitalismo. En colaboración con otros jóvenes colegas como Emmanuel Saez o Gabriel Zucman (La riqueza oculta de las naciones, editorial Pasado y Presente), Piketty ha llevado sus argumentos de la economía a la política: concentraciones extremas de renta y riqueza como las que se dan en nuestras sociedades amenazan la democracia. Guste o no, las tesis de un científico social francés no habían influido tanto en el mundo anglosajón desde La democracia en América, de Tocqeville.
 
Antes de ser nombrado ministro de Finanzas griego por Alexis Tsipras, Yanis Varoufakis ejercía como misionero contra la austeridad autoritaria que Europa imponía a la Europa del Sur. Junto a otros dos colegas, el británico Stuart Holland y el estadounidense James Galbraith (hijo del gran John Kenneth Galbraith), Varoufakis presentaba una y otra vez por todo el mundo una modesta proposición para revolver la crisis de la eurozona, una especie de manifiesto que se encuentra en la Red. Pero su principal aportación intelectual al debate es el libro El Minotauro global (Capitán Swing), en el que hace un símil entre ese monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro, y la crisis económica: igual que los griegos mantenían un flujo constante de atributos al Minotauro, así el resto del mundo envió cantidades increíbles de capital a EE UU. Este motor, que impulsó la economía global durante casi tres décadas, es el que gripó en el año 2007.
Uno de los libros más vendidos en 2014, y que ha resultado de referencia en muchos lugares (incluso en la Alemania socialdemócrata) es Austeridad. Historia de una idea peligrosa (editorial Crítica) del profesor de Economía Política Internacional de la Universidad de Brown, Mark Blyth. Éste combate la tesis dominante en Europa hasta hace poco tiempo de la “austeridad expansiva”, aquella que se extendió como un reguero de pólvora y que decía algo tan peculiar como que recortar el gasto en tiempos recesivos supone una mayor producción. Su simplismo recordaba en algo la curva de Laffer (recortar los impuestos aumenta la recaudación fiscal), que aplicada por Reagan llevó a EE UU al mayor déficit público de su historia.
El repaso a los economistas heterodoxos más conocidos no puede olvidar al coreano Ha-Joon Chang, de la Universidad de Cambridge, premio Wassily Leontief por ampliar la frontera del pensamiento económico y bien conocido en España a través de sus libros (Retirar la escalera, editorial Catarata; o 23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo, editorial Debate). En menos de un mes estará en librerías su último texto Economía: manual de usuario (Debate). En él, como en los anteriores, Ha-Joon Chang desarrolla la tesis de que la gente no vio llegar la Gran Recesión porque no preguntó qué era lo que nos ocultaban: la cultura de las burbujas.
Antes de ser nombrado ministro, Yanis Varoufakis ejercía como misionero contra la austeridad autoritaria de Europa
Francia es un país que no sólo ha cedido a Piketty en esta coyuntura. De este país surge el Manifiesto de los Economistas aterrados y los textos centrales de dos investigadores del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), Gérard Duménil y Dominique Lévy (La crisis del neoliberalismo, editorial Lengua de Trapo, y La gran bifurcación, FUHEM Social y La Catarata), muy recomendables.
Heterodoxos u ortodoxos, los economistas han de tener la calidad suficiente para interpretar lo que está ocurriendo y corregir sus fallos. En la maravillosa necrológica que Keynes hace de su maestro Alfred Marshall, define la profesión de economista de un modo envidiable: “El gran economista debe poseer una rara combinación de dotes (…) Debe ser matemático, historiador, estadista y filósofo (en cierto grado). Debe comprender los símbolos y hablar con palabras corrientes. Debe contemplar lo particular en términos de lo general y tocar lo abstracto y lo concreto con el mismo vuelo de pensamiento. Debe estudiar el presente a la luz del pasado y con vistas al futuro. Ninguna parte de la naturaleza del hombre o de sus instituciones debe quedar por completo fuera de su consideración. Debe ser simultáneamente desinteresado y utilitario: tan fuera de la realidad y tan incorruptible como un artista y, sin embargo, en algunas ocasiones tan cerca de la tierra como el político”.
Por cierto, Keynes también va a ser reeditado.
 
Joaquin Estefania
 
 

China y Occidente en el contexto global

 
El desafío de la nueva ruta de la seda
 
El ascenso de China ha sido, probablemente, el hecho de mayor relevancia geoestratégica en las últimas dos décadas. Sin embargo, Occidente no ha acomodado a China, ni al resto de emergentes, en los esquemas de gobernanza global conforme a su peso geopolítico y económico.
La expansión de la presencia china en Asia, África y América Latina ha estado marcada por relaciones estrictamente bilaterales e inversión en infraestructuras, con la intención principal de obtener a cambio materias primas. Además, esta estrategia ha sido ejecutada por empresas estatales, en muchos casos sin tener en cuenta algunos estándares internacionales. Así, gracias a sus 3,8 billones de dólares en reservas de divisas, China se ha erigido en el principal proveedor de financiación a escala mundial de los países en desarrollo. El Banco de Desarrollo de China, de hecho, ya concede más préstamos que el propio Banco Mundial.
Occidente, desde hace ya tiempo, ha instado a Pekín a cambiar este modelo de diplomacia financiera bilateral por un enfoque multilateral más acorde con sus estándares. Estamos ya acostumbrados a escuchar que China debería implicarse más en la provisión de bienes públicos globales. El presidente Obama llegó, incluso, a acusar a Pekín de free rider o polizón.
El esperado momento de cambio ha podido llegar con el acceso de Xi Jinping al poder, sea por el mayor interés chino en los asuntos globales o por imperativo económico. El gigante asiático se encuentra en un momento de ralentización del crecimiento, a la vez que economías clave para China introducen medidas proteccionistas. Ya no sólo es necesario exportar sino también potenciar mercados internos fuera de sus fronteras. De esta manera se incentivaría la demanda de productos chinos y daría salida al exceso de capacidad de ciertos sectores productivos. Resulta aconsejable, para ello, un enfoque más multilateral y minimizar los riesgos en sus inversiones. Así lo demuestran sus recientes iniciativas en política exterior y su mayor compromiso con el proceso de globalización, muy beneficioso para China.
La creación en julio del año pasado del Nuevo Banco de Desarrollo (NDB en sus siglas en inglés) fue un paso en esta dirección. El NDB agrupa a las cinco economías BRICS —Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica— y está dotado con 100.000 millones de dólares. Xi, en la misma línea, anunció la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB), con sede en Shanghái, durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) celebrada en Pekín.
Nos encontramos, por último, con un fondo para la nueva ruta de la seda dotado con 40.000 millones de dólares, que viene a complementar compromisos previos de inversión en Asia Central por más de 50.000 millones de dólares. El fondo se circunscribe a la iniciativa de las nuevas rutas de la seda con las que China pretende invertir en proyectos de infraestructura en Eurasia. La iniciativa abarca a 60 países que albergan a casi dos tercios de la población mundial y representan una tercera parte del PIB global. Incluiría un cinturón económico terrestre a través de Asia Central y un camino marítimo del siglo XXI que abarcaría el océano Índico y los mares de China Meridional y el Mediterráneo. Las dos rutas, combinadas, conformarían una red —y no tanto un camino— que facilitaría la conectividad entre Asia y Europa.
El plan de Pekín abarca 60 países que albergan dos tercios de la población y una tercera parte del PIB
En su tramo europeo, destaca la inclusión del puerto griego de El Pireo en el brazo marítimo del proyecto. El puerto está parcialmente operado por la naviera estatal china Cosco. En torno al 80% del comercio chino con la UE es marítimo. El Pireo estará conectado con el resto de Europa a través de infraestructuras financiadas por China en los Balcanes y Hungría. Esta mejora de la conectividad consolidará a China como principal socio comercial de la UE, categoría que ha ocupado durante la última década. La iniciativa reafirma la voluntad china de consolidarse como un poder euroasiático conectando los dos extremos más dinámicos del continente: Asia Oriental y Europa Occidental. Ocupa, a su vez, los espacios perdidos por Rusia en Asia Central y trata de apaciguar las disputas territoriales con sus vecinos inmediatos.
Parece relevante, en este contexto, la incorporación de Reino Unido al AIIB como miembro fundador. La nueva posición británica está arrastrando a otros países europeos (Alemania, España, Francia o Italia), de Asia-Pacífico (Corea y Australia) y emergentes (Brasil, Rusia y Turquía) a participar en el accionariado del AIIB. Este viraje es interpretado por Washington como un revés geopolítico para EE UU.
Esta interpretación, a mi juicio, es errónea. No hemos sido capaces de reformar las instituciones internacionales creadas tras la II Guerra Mundial para hacerlas inclusivas y eficaces. El Banco Asiático de Desarrollo (ADB) es un buen ejemplo. Está liderado por Japón y EE UU, cada uno de ellos ostenta cerca de un 13% de votos y el presidente siempre ha sido japonés. China no alcanza el 6% de votos. Lo mismo podría decirse del Banco Mundial o del FMI, que sigue controlado por europeos y norteamericanos. La reforma acordada en 2010, en la cumbre del G20 en Seúl, aumentó la cuota de China del 3,65% al 6,19%. Pero aunque esta reforma era un pequeño paso en la buena dirección, todavía no se ha implantado debido a que el Ejecutivo estadounidense es incapaz de convencer al Congreso de que ratifique el acuerdo. Peor aún: cinco años después, esta no reforma ya se ha quedado desfasada.
Es el momento para que EE UU y el gigante asiático generen confianza estratégica mutua
Revisando lo anterior, no debe extrañar que China cree un nuevo banco de desarrollo regional, en este caso especializado en infraestructuras. Demuestra que estas nuevas iniciativas chinas no son revisionistas sino reactivas. Si las instituciones existentes no dan cabida a China y a otros emergentes, estos se verán forzados a crear estructuras nuevas. Se fragmentaría, como consecuencia, la gobernanza global en un sistema de bloques ideológicos y económicos a modo de globalización parcelada. La incorporación del Reino Unido y otros europeos al AIIB es, por ello, bienvenida; ya que podría facilitar que estas nuevas instituciones se conviertan en complementarias y no en rivales. No estaríamos, en ese caso, ante un juego de suma cero. Ambos bancos de desarrollo asiáticos debieran ser, idealmente, capaces de complementarse como lo hacen en América Latina el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Por otra parte, esta habría sido una gran oportunidad para que la Unión Europea pudiera estar representada directamente, como Unión, en el AIIB; tal y como sucede ya en el G20 o en la Organización Mundial de Comercio.
Occidente debe mantener una actitud abierta hacia estas nuevas propuestas chinas, aunque combinada con una actitud exigente a la hora de asegurar la multilateralidad, transparencia y rendición de cuentas de los nuevos instrumentos. De esta manera se aseguraría la orientación de las inversiones hacia criterios de mercado, protección medioambiental y unos mínimos estándares laborales. Hay más medidas pendientes, como agregar el renminbi (yuan) a la canasta de monedas con la que se calculan los derechos especiales de giro en el FMI. También buscar aspectos complementarios en las dos grandes negociaciones comerciales en Asia: el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP, liderado por EE UU) y el Área de Libre Comercio del Asia-Pacífico (FTAAP, preferido por China). En términos generales, una aproximación occidental de este tipo obligaría a China a asumir una parte proporcional de la responsabilidad que le corresponde en la provisión de bienes públicos globales.
Es una buena noticia que China adopte un enfoque más multilateral y un mayor compromiso con el proceso de globalización. Sería conveniente que, durante los próximos meses, se consiguiera alinear los intereses de la UE, EE UU y China de cara a la presidencia del G20 que ostentará Pekín en 2016. Parece el momento adecuado para que EE UU y China generen confianza estratégica mutua para desbloquear la asunción de responsabilidades a nivel global. En un mundo tan interdependiente como el actual, esta es una oportunidad que no debemos desaprovechar.
Javier Solana fue secretario general de la OTAN y Alto Representante del Consejo para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea.
© Project Syndicate, 2015.